APELL Zonas Portuarias

Aunque se cree que, en principio, se pueden prevenir todos los accidentes industriales, tanto en las zonas portuarias como en otras partes, la realidad es que se deben elaborar planes de respuesta para estar preparados cuando se produzcan.

El PNUMA y la OMI son conscientes de que en muchos países, y también a escala internacional, existen medidas para hacer frente a los desastres naturales y tecnológicos mediante planes de emergencia. La OMI ha publicado amplias directrices sobre la planificación para contingencias en el mar y en zonas portuarias, que son de gran interés para las operaciones de los buques en los puertos.

El programa APELL se ha emprendido en cooperación con los gobiernos y con el sector industrial. Su objetivo principal es prevenir los accidentes tecnológicos y sus repercusiones, prepararse contra ellos y hacerles frente.

Dicho objetivo se alcanza ayudando a las autoridades y al personal técnico a elevar el nivel de información de la población sobre las instalaciones potencialmente peligrosas y a elaborar planes de respuesta integrados para el caso de que sucesos imprevistos que ocurran en dichas instalaciones pongan en peligro vidas humanas, bienes o el medio ambiente.

Muchos usuarios del programa APELL han solicitado asesoramiento específico sobre la planificación de la preparación para emergencias en zonas portuarias.  Desde hace mucho tiempo esta admitido que las zonas portuarias representan una interfaz compleja, entre Ia tierra y el mar, entre las actividades humanas y el medio ambiente natural y entre diferentes modos de transporte. Por ello, son zonas que plantean problemas únicos en cuanto a la seguridad y a la protección del medio ambiente y que requieren planes de emergencia bien integrados, por las siguientes razones:

  • El transporte marítimo da lugar, por su naturaleza a muchas situaciones potencialmente peligrosas, incluidos accidentes marítimos, como abordajes, varadas y hundimientos, y accidentes que resultan de la manipulación y el almacenamiento de mercancías peligrosas tales como los graneles químicos y los hidrocarburos.
  • En las zonas portuarias generalmente, tienen lugar numerosas y diversas actividades potencialmente peligrosas a poca distancia unas de otras. Un accidente marítimo puede tener repercusiones para las actividades realizadas en tierra y la zona circundante y viceversa. Los efectos de un accidente ocurrido en una instalación terrestre como una terminal química o un almacén pueden dejarse sentir mucho mas allá del perímetro del recinto de la instalación en cuestión.
  • Las zonas portuarias se hallan a menudo en zonas urbanizadas y cercanas a viviendas y otros edificios públicos y, en ocasiones, colindando con pesquerías importantes, hábitats naturales y zonas recreativas. Un accidente ocurrido en una parte de la zona portuaria puede tener repercusiones para la población y el medio ambiente circundantes, así como para otras instalaciones portuarias.

La Oficina para la Industria y el Medio Ambiente del PNUMA se ha asociado a la Organización Marítima Internacional (OMI) para adaptar el programa APELL a las zonas portuarias. Gran parte del comercio mundial se realiza por vía marítima y entre los objetivos de la OMI se incluye el de facilitar la adopci6n de las normas más rigurosas posibles en cuestiones relacionadas con la seguridad, la eficacia de la navegación y la prevencion y el control de la contaminación del mar por los buques, así como con los efectos de la navegación en el medio ambiente. La OMI facilita una amplia información técnica sobre la planificación para contingencias marítimas, por ejemplo la documentación recientemente ampliada y actualizada sobre la contaminación por hidrocarburos, elaborada conjuntamente con organizaciones del sector petrolero y otras instituciones.  Por consiguiente, muchos de sus convenios, acuerdos, reglas, manuales y otros documentos de orientación son de gran interés para las operaciones de los buques en zonas portuarias, incluida una amplia información técnica sobre planificación para contingencias.

La OMI, la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) y el PNUMA han colaborado ya en varios aspectos relativos a la prevencion de accidentes importantes en los puertos y la preparación contra los mismos.

Las tres organizaciones patrocinaron un seminario sobre "Prevencion de riesgos químicos en las zonas portuarias" organizado por la OCDE, que se celebró en Finlandia del 18 al 21 de octubre de 1993. En el seminario se pusieron de relieve las dificultades que plantean la planificación y la gestión para situaciones de emergencia, debido a la gran variedad de actividades e interfaces que tienen lugar en las zonas portuarias.  La OMI y la OCDE colaboraron en la elaboración de un documento titulado "Orientación sobre la prevencion de riesgos químicos en las zonas portuarias".

La OMI y el PNUMA han colaborado ahora en la elaboración del programa "APELL para zonas portuarias".  Se espera que la combinación de los conocimientos técnicos y la experiencia de las dos organizaciones produzcan un instrumento que los gobiernos nacionales y sus autoridades portuarias puedan utilizar como punto de partida para todo el proceso de organización de la prevencion de accidentes graves y la preparación contra los mismos.

"APELL PARA ZONAS PORTUARIAS" se basa en gran medida en el manual APELL original y demuestra que este último se puede aplicar a las zonas portuarias.  Sin embargo, también facilita mas orientación en el anexo dedicado a las referencias, que incluye guías técnicas detalladas sobre cuestiones especificas, que van desde las recomendaciones sobre el transporte sin riesgos de cargas peligrosas en zonas portuarias a la elaboración de planes de emergencia en caso de contaminación por hidrocarburos para los buques y las instalaciones de manipulación de hidrocarburos.

El objeto del Manual, es ayudar a las autoridades y al personal técnico a informar mejor a la población sobre las instalaciones potencialmente peligrosas de las zonas portuarias y a elaborar planes de respuesta integrados para el caso de que sucesos graves imprevistos que puedan ocurrir en los puertos pongan en peligro vidas humanas, bienes o el medio ambiente.